VISITAS GUIADAS: Tour guiado, entrada sin colas...

Sobre la Alhambra

El Generalife, organizar la visita y qué es lo más interesante.

Visitar el Generalife

El Palacio del Generalife responde a una tipología constructiva diferente hasta las vistas a este momento en la Alhambra, éste espacio era una Almunia, un lugar de ocio y recreo de los sultanes nazaríes provisto de grandes zonas ajardinas y huertas o tierras de cultivo. Lo que hoy sería una casa rural.

Construida entre los siglos XII y XIV, en el Generalife se superponen diferentes elementos incorporados por cada uno de los sultanes nazaríes. Tras la llegada de los Reyes Católicos esta almunia paso ser propiedad privada hasta que en el siglo XX fuese finalmente recuperada por el Estado. Durante este tiempo el edificio sufrió importantes cambios estructurales y arquitectónicos, perdiendo  gran parte de las edificaciones islámicas originales.

La visita al Generalife, al igual que a la zona de la Alcazaba podremos hacerla en cualquier hora del día de la compra de nuestra visita sin necesidad de ceñirnos a un horario concreto. En este caso lo recomendable sería dejar este lugar para el final, aprovechando que la salida de nuestra visita a los Palacios Nazaríes nos comunica directamente con la entrada al Generalife a través del llamado paseo de los cipreses, diseñado en el siglo XIX con motivo de la visita de la reina Isabel II a Granada.

Ver ubicación en los puntos 39 y siguientes del plano oficial de la Alhambra.


El Generalife o Casa de la Felicidad

Esta Almunia, llamada Casa de la Felicidad por el visir Ibn al-Yayyab, se compone de un único edificio residencial, el Palacio del Generalife y una serie de patios y jardines dispuestos en varios niveles a modo de terrazas. Adentrándonos en el recinto del Generalife, los primeros espacios que vemos son fruto de las intervenciones llevadas a cabo en la primera mitad del siglo XX, con motivo de la construcción del teatro del Generalife, diseñado para la celebración del Festival Internacional de Música y Danza. De esta misma época son los Jardines Nuevos que articulan la entrada hacia la zona del Palacio.

El primer patio, a modo de recibidor es el Patio de Descabalgamiento, lugar utilizado posiblemente como zona de caballerizas. Desde éste pasamos directamente al interior del Palacio, un edificio que pese a ser residencia de sultanes tiene un aspecto rural, alejado de la majestuosa arquitectura vista en los Palacios Nazaríes. Destaca en este edificio la Sala Regia, ubicada en el Pabellón Norte y en la cual se ha conservado parte de la decoración de yeserías o capiteles originales.

Presidiendo éste palacio y actuando de eje vertebrador del mismo nos encontramos el Patio de la Acequia, llamado así precisamente porque por su eje central discurre la Acequia Real o del Sultán, la cual, tomando el agua del río Genil, sería la principal fuente de abastecimiento hidráulico de la ciudad de la Alhambra. Un espacio éste pensado como un jardín interior abierto solamente por un pequeño mirador que hoy conserva parte de la decoración original. Sin embargo en época cristiana los muros que cerraban este jardín fueron abiertos mediante arquerías, en los cuales podemos ver los escudos de los Reyes Católicos.

Pasada la Sala Regía, tendremos acceso al llamado Patio del Ciprés de la Sultana, un íntimo jardín  interior construido en el siglo XVI, que ocupa el lugar en el que originalmente estuvieran los baños árabes del palacio.

Desde el Patio del Ciprés nuestra visita continúa en ascenso hacia la parte más alta del Generalife, cubierta por los Jardines Altos y desde donde tendremos acceso a uno de los espacios más mágicos de este recinto la Escalera del Agua, un espacio cerrado con una bóveda vegetal de laureles por la cual discurre con verdadera maestría el agua de la Acequia Real. Al final  de la escalera, el Mirador Romántico, un palacete del siglo XIX construido en estilo neogótico levantado, posiblemente, sobre un antiguo oratorio árabe o zona de rezo y meditación de los sultanes nazaríes.

La zona que discurre por la colina entre la Alhambra y el Generalife estuvo destinada a la explotación agrícola, abasteciendo de víveres a la propia ciudad de la Alhambra. Un sistema de regadío que se ha mantenido hasta el día de hoy y en los que se han ido incorporando, en los últimos años, cultivos tradicionales como el granado o el azafrán.


¿Te gustó este reportaje?

Haz click en una estrella para votar

Nota media 0 / 5. Recuento de votos 0

No votes so far! Be the first to rate this post.

Reportajes relacionados
Sobre la Alhambra

Visión general de la Alhambra. Entender el monumento: las zonas principales.

Sobre la Alhambra

La Alcazaba, qué es lo que no me puedo perder en la visita.

Sobre la Alhambra

Los Palacios Nazaríes, las cosas que no te puedes perder.

Sobre la Alhambra

El museo de la Alhambra, las piezas más interesantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *